Categorías
Cambio Climatico

¿PORQUE LA GENTE NO CREE EN EL CAMBIO CLIMÁTICO?

De acuerdo con varios estudios, existe un 97% de consenso en la comunidad científica de que el cambio climático es real y causado por el hombre; sin embargo, las personas encuestadas suelen dar un valor aproximado a un 50%. Esto se conoce como “brecha de consenso”.

¿Por qué partimos con estos números? Seguramente has escuchado a alguien decir que él o ella no cree en el Cambio Climático porque “los científicos no están seguros” o que “aún no hay suficiente evidencia” de que el calentamiento global es real o que los humanos lo estamos causando.

¿Porque la gente no cree en el Cambio Climático?

De escepticismo racional porque pone en duda una afirmación para luego considerar la evidencia y, en base a esta, ver si la afirmación se mantiene o se refuta. El negacionismo, por el contrario, parte de una conclusión y niega cualquier evidencia que la cuestione. Cuando un negacionista afirma que aún no hay suficiente evidencia para convencerlo de la postura contraria, esto es muchas veces un eufemismo para lo que en realidad está.

Y con esto llegamos al problema central del negacionismo climático o de cualquier conocimiento convencional. Por mucho tiempo nos han dicho que hay personas que no creen en el Cambio Climático Antropogénico, la efectividad de las vacunas o que la tierra sea una esfera porque no entienden la ciencia detrás de estos fenómenos.

Sin embargo, hay muchos negacionistas que son destacados expertos en distintas áreas científicas Según otro estudio, a mayor conocimiento de ciencia entre los republicanos estadounidenses, mayor la posibilidad de que niegue el cambio climático. Si la negación del Cambio Climático Antropogénico no se debe a una falta de comprensión de cómo funciona la ciencia, ¿entonces a qué se debe?

Una respuesta nos la da el sociólogo Stanley Cohen, quien afirma que el negaciosnismo es un fenómeno social más que individual, un factor clave para mantener la cohesión de determinados grupos. que una situación, evento, condición o fenómeno indeseable no es reconocido, ignorado o hecho parecer normal”. Teniendo esto en cuenta, no es de sorprender que el el negacionismo del Cambio Climático

Antropogénico sea más común en ciertos sectores políticos, como el partido republicano estadounidense, o que esté fuertemente correlacionado con determinados valores, como la confianza en el capitalismo de libre empresa. Tampoco es de sorprendernos, entonces, que la manera en cómo se plantee afrontar el son más propensos a aceptar una política ecológica si esta es amigable con el libre mercado que si esta propone medidas restrictivas, como impuestos al carbono.

En otras palabras, políticas que no amenazan sus valores políticos o económicos. 7% de la población australiana niega el Cambio Climático. Sin embargo, cuando se le preguntó a los negacionistas qué porcentaje de la población creían ellos que compartía sus creencias, afirmaron que aproximadamente un 50% de Australia tampoco creía en el cambio climático. Por otro lado, el 45% de las personas que declararon estar convencidas del Cambio Climático, subestimaron su número, creyendo que representaban sólo al 40% de la población y sobreestimaron a los negacionistas, creyendo que representaban a un 23% de la población. Esta falsa impresión de que los negacionistas son un porcentaje muy grande de la población que reciben en los medios de comunicación.

La Televisión como fuente de desinformación Climática

Estamos acostumbrados a ver debates televisivos en los que se enfrentan un defensor y un opositor de una idea cualquiera. Este fenómeno, conocido como “sesgo de debate” puede llevar a la gente a creer erróneamente que la sociedad se divide equitativamente respecto de muchos temas en un 50% a favor y un 50% en contra.

Así es como un 7% de la población puede creer que en realidad es el 50%. En segundo lugar, los negacionistas suelen calificar como una “minoría vocal”, lo que quiere decir que son un grupo con una opinión muy fuerte y muy deseosos de que su opinión sea escuchada, por lo que suelen comentar mucho más seguido en artículos o noticias en línea y también a ser muy enfáticos en sus posturas en la vida real.

Esto lleva a que los negacionistas se vean como más numerosos a los ojos de los demás. Nuestras creencias funcionan como un engranaje que nos permite comprender el mundo a nuestro alrededor.

Si nosotros tratamos de remover una pieza del engranaje de otra persona, su comprensión completa del mundo se puede ver amenazada, por lo que esta persona seguramente se resistirá. Lo que es necesario, entonces, es reemplazar la creencia errónea, también llamada “mito”, por otra correcta que permita que la máquina siga funcionando.

El mito del Cambio Climático

Para “curar” estos mitos, expertos de la Universidad de Queensland, Australia, llaman a utilizar un método llamado “teoría de la inoculación”, la cual utiliza la vacunación como una metáfora para cómo tratar con el negacionismo. De acuerdo con ellos, para prevenir brotes de negacionismo, es necesario fortalecer el conocimiento.

Por un lado Vitaminas, que vendrían a ser una explicación de la ciencia detrás del Sin embargo, al igual que las vitaminas no proveen inmunidad contra un patógeno, estos conocimientos pueden no ser suficientes para refutar un mito negacionista.

Para eso se necesitan Vacunas, las cuales son versiones simplificadas de los mitos junto con una clara exposición de la falacia sobre la que se basa el mito. Sin embargo, estos expertos también llaman a ser cuidadosos, puesto que debido a un fenómeno conocido como “contraefecto de visión de mundo”, cuando una persona con una fuerte postura respecto de un determinado tema es contradicho, esto puede llevarlo a reforzar su convicción respecto de lo que cree.

Es por eso que la manera adecuada de combatir el negacionismo será tratada con el tiempo que se merece en el próximo video, pero te puedo adelantar que “comprender por qué las ideas están mal es tan importante como entender por qué están bien”. Gracias por escuchar y bienvenido al Holoceno!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *